miércoles, 25 de mayo de 2016

Creía que era un sueño


Como protagonistas de la historia seleccionamos los 25 de Mayo que más nos emocionaron. Tenemos  en la memoria los actos de la escuela primaria y secundaria, que nos fueron incorporando en la historia de nuestra patria,  esa que se construye día a día y que conocemos y queremos,  que es el lugar donde nacimos, nuestro barrio primero y todo el país después, aunque no  lo hayamos visitado.
Yo recuerdo, y mantengo vivos en mi memoria (que se reconstruye y recrea) dos 25 de Mayo; el de 1973 y el de 2003.
El 25 de mayo de 1973 asume la presidencia el Tío Cámpora, luego del triunfo del  11 de marzo; una multitud impresionante se hace presente en la zona centríca de la ciudad de buenos aires, desde el congreso hasta la plaza de mayo, como escribió Mario benedetti :
el pueblo andrajoso y bienaventurado regresa con su olor que acalambra al barrio norte con su miseria que asusta a los miserables con su hambre que aterra a los dietistas del imperio….
Ese día, aparte de numerosas cuestiones importantes, la JP se hace cargo de la seguridad del acto en plaza de mayo. Y el “turco abu arab, de la “agrupación Evita” aparece entre la multitud, llevando a un policía federal del brazo, con su gorra entre las manos, ante el griterío de la multitud.
El 25 de mayo de 2003, Nestor Kirchner asume su cargo en el congreso nacional y brinda un discurso impensado para un  presidente: "Formo parte de una generación diezmada. Castigada con dolorosas ausencias. Me sumé a las luchas políticas creyendo en valores y convicciones a los que no pienso dejar en la puerta de entrada de la Casa Rosada". "Con mis verdades relativas -en las que creo profundamente- pero que sé, se deben integrar con las de ustedes para producir frutos genuinos, espero la ayuda de vuestro aporte. No he pedidoni solicitaré cheques en blanco". Vengo en cambio a proponerles un sueño”
 Apenas terminó el discurso salimos a la plaza de mayo, que otra vez convocó una multitud.  Caminando entre los canteros de la plaza, esperando que salieran al balcón, nos encontramos con el “Turco”, un poco más viejo, con canas. 
–que haces compañero!!! , 
-te acordás hermano?  
Y recordé el 25 del 73
 Nos abrazamos con alegría y el me dijo: "la pucha!! era verdad, eso había ocurrido,  yo estaba creyendo que era un sueño."